Por fin llegó el verano y con él las deseadas vacaciones.

Los niños acabaron sus clases y ahora ocupan su tiempo con otras actividades.

Algunos se marchan con los abuelos al pueblo, otros van a campamentos y muchos disfrutan las horas en la piscina o en la playa. Es tiempo de juego, de ocio y de aire libre.

En esta época, todos los años, se producen un número importante de ahogamientos de menores. Quizás pensamos que eso “no nos pasará a nosotros”  y  curiosamente la mayoría se producen en piscinas privadas.

Para poder disfrutar el verano y obtener todos los beneficios que tiene, sin llevarnos sustos, os voy a contar en esta entrada algunas de las medidas a tener en cuenta cuando los niños estén en la playa o la piscina.

1-.  Los niños a la vista:, y cuanto más pequeños más. El móvil engancha y estando con niños puede ser causa de peligro. Olvida por un rato las redes sociales, manténlo guardado y si miras algo que sea a tu hij@ (cada 10 segundos).

2-. Manténte a una distancia que no te suponga más de 20 segundos en llegar a tu hij@.

SUPERVISION CONSTANTE: NORMA 10/20

3-. Un niño pequeño se puede ahogar en menos de 10 cm de altura del agua. No le dejes solo en ningún momento ni te fíes de las piscinas pequeñas hinchables.

4-. Si le has perdido de vista, mira primero en la piscina.

5-. En la playa, enséñale dónde está el socorrista y qué es lo que hace y cómo puede ayudarnos.

6-. Enséñale también el código de las banderas:

  • verde: disfruta de tu baño
  • amarillo: precaución
  •  rojo: peligro, no bañarse.

¿Cuántas veces has visto a personas  (o incluso tú mismo)  bañándose con bandera roja y desatendiendo al socorrista que les decía que salieran del agua? Yo muchas, y encima teniendo que aguantar los comentarios de “que socorrista más borde”, “me da igual lo que diga, yo me meto en el agua, porque ahora las olas son más divertidas”….  Luego quizás vienen los disgustos.

7-. En piscinas o playas con aglomeraciones, puede llevar una pulsera identificativa o pintado en el brazo su nombre o un número de teléfono..

8-. Para evitar golpes de calor: evita horas centrales del día, busca la sombra e hidrátale.

¡Mucho ojo si tu peque es un bebé!

9-. No te olvides de la fotoprotección: sombra, ropa adecuada, gorra, gafas, crema solar (puedes leer la entrada anterior  el sol ¿amigo o enemigo?)

10-.Recuerda la hidratación (agua, frutas…): tu hij@ estará probablemente entretenido jugando con la arena, el agua o explorando, así que ofrécele tú, no esperes que te lo  pida.

11-. Y sobre todo, no lo olvides:  TÚ ERES SU EJEMPLO.

Puedes consultar la web de SEGURIDAD INFANTIL, promotores de la campaña #ojo peque al agua, donde podrás encontrar éstas y otras recomendaciones de seguridad infantil.

Ahora, disfruta del verano con tus hij@s 🙂

Categorías: HACIA FUERA

chon jorquera

pediatra coach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.