a

Apenas acabamos de cumplir el primer mes desde el inicio de guarderías y colegios y ya estamos con la tos y mocos típicos de esta época.

Como estoy segura ya sabes, la mayoría de los catarros y procesos respiratorios habituales son producidos por virus. Otra vez los virus sí, es que son muchos y variopintos ;).

¡Vaya tos que tiene mi hijo!

Desde hace un par de semanas ha habido un aumento importante de casos de tos metálica- perruna, afonía (con la voz “tomada” o sin voz), más o menos mocos y con o sin fiebre.

 Suelen corresponder a las laringitis propias de septiembre-octubre. Son procesos un poco aparatosos, por lo escandaloso de la tos que, a veces, se acompaña de un ruido al respirar que se llama estridor.

Su duración es variable: a veces dura 1-2 días  (casi diría noches porque suelen estar peor) y , a veces, 5-7 días.

¿Qué puedo hacer?

No os cuento nada nuevo si os digo que el tratamiento es …. pasarlo, de la mejor manera que se pueda, pero pasarlo, porque los múltiples tratamientos que se nos pueden ocurrir (antibióticos, mucolíticos, jarabes para la tos, etc) no curan ninguna de estas infecciones ni acaban con los dichosos virus.

Tu pediatra puede decidir, en algunos casos, ponerle un tratamiento con un corticoide oral o inhalado en aerosol para disminuir la inflamación.

En casa, para aliviarle y que lo pase lo mejor posible puedes seguir estas recomendaciones:

  • Ambiente húmedo: coloca recipientes con agua en la habitación o puedes utilizar humidificador si lo tienes, aunque no será necesario mantenerlo toda la noche ni recrear la niebla de Londres ;).
  • Puedes aprovechar el vapor de la ducha, para que respire en ese ambiente húmedo durante unos minutos.
  • Mantener la habitación a una temperatura 19-21º.
  • Por la noche, como ya te dije, a veces empeora la tos y el estridor. En estos casos puedes colocarle cerca de la ventana para que respire ese aire fresco de la noche ( a veces ponerle delante del congelador  abierto también funciona). Igual ya te ha ocurrido que, asustada por la tos, has acudido a urgencias y, cuando habéis llegado ya estaba mucho mejor (¿el aire fresco quizás?)
  • Aunque no hay evidencia científica de la efectividad real de estas  medidas  (humedad, aire fresco), sí parece calmarles y contribuye a evitar que las vías respiratorias se resequen más. Así que puedes hacerlo.
  • Incorpórale en la cama: puedes colocarle algo debajo del colchón para que esté más levantado (en un plano inclinado desde la cintura). Si le colocas otra almohada observa que no acabe con el cuello doblado hacia delante ya que respirará peor.
  • Mantén la calma tú para mantener calmado a tu hij@: un ambiente tranquilo y calmado le ayuda a disminuir los problemas de respiración.
  • Si tiene fiebre, dolor o mucha molestia le puedes administrar paracetamol o ibuprofeno para aliviarle.
¿Cuando debo preocuparme?
  • Si el ruido “estridor” se oye de forma constante al respirar, incluso con el niño tranquilo, y no solo cuando llore o esté más agitado.
  • Al observar su pecho descubierto, si al respirar  se le hunde el espacio entre las costillas o el hueco debajo de la nuez en el cuello (tiraje)
  • Le notas somnoliento o, todo lo contrario, muy irritable.
  • Observas sus labios o cara azulados (cianosis)

Recuerda

El lavado de manos es la mejor medida preventiva.

Enseña a tu hij@ a taparse la boca con el hueco del codo al toser.

 

Categorías: HACIA FUERA

chon jorquera

pediatra coach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.